lunes, 3 de marzo de 2008

El centrifugador



Aparato imprescindible para secar lechuga o escarola, única manera de que el aceite del aliño impregne bien las hojas. A falta de este ingenio, se pueden envolver las hojas en un trapo recoger las cuatro puntas en el centro, hacer un pequeño hatillo y girar velozmente el paquete habiendo salido al patio o al balcón si no queremos poner pingando de agua las paredes.

3 comentarios:

Kima dijo...

Es cierto que es imprescindible para preparar una ensalada que no nade en agua. Pero hay centrifugadoras mejores y peores: importante evitar la que gira tirando de un hilito...es de diseño pero cara y mala

cuatro especias dijo...

Bien venido a nuestro pequeño-gran mundo.
Me he leído todo lo publicado por ti, desde febrero, y desde luego no eres un novato en la cocina.
Creo que nos llevaremos bien.
Sólo darte una cariñosa acogida y que disfrutes con el blog, como yo tanto con el mío.
Suerte!

cuatro especias dijo...

Te dejé en mi blog un recado.
No es necesario un tratamiento de usted, pero si uno educado, respetuoso y de palabras agradables, aunque no coincidamos en determinados temas.
Se trata de aprender unos de otros en temas de gastronomía e ir tirando para adelante.
No se necesita más.
Yo en particular, al crear el blog, también eliminé el envío de anónimos.
No se sabe quien está detrás de ellos y es una forma de hacer las cosas con seriedad. Al poner un pseudònimo, más o menos, vamos sabiendo quién está detrás del que las publica.
Mucha suerte.
La pimienta.