domingo, 17 de noviembre de 2019

Sopa de fideos orientales con yema y Tabasco


 


En un caldo honrado, cocemos unos 50gr de fideos orientales (Vermicelli) elaborados con guisantes y habas de mungo (tipo de soja). Cocidos e hirviente,  añadimos una yema de huevo que se hará al color del conjunto.  Si nos gusta el picante, sazonamos con Tabasco
Sencillo y reconfortante.  




domingo, 10 de noviembre de 2019

Ensalada de patata, zanahoria, atún y huevas de salmón



Lavamos y cocemos en agua salada unas siete patatas medianas con piel y dos zanahorias hermosas peladas. Reservamos.
Entretanto ligamos la mejor mahonesa que sepamos hacer con aceite de oliva suave, con tres cuartos de litro valdrá. La sazonamos con sal, pimienta blanca y vinagre de manzana. Reservamos
Pelamos las patatas aún calientes y las cortamos en trozos menudos. El mismo trato le damos a las zanahorias. Depositamos esto en una ensaladera y le añadimos un buen atún en aceite de oliva, 500gr, desmenuzado junto con un aire de su propio aceite. Le sumamos una tarrina de huevas de atún, dos puñados de alcaparras lavadas y abundantísimo cebollino picado.
En templado,  vertemos la mahonesa y mezclamos bien. Dejamos que enfríe y la sometemos a nevera toda la noche.
Antes de servir, la sacamos y esperamos que se acostumbre a la temperatura del local para servir.


domingo, 3 de noviembre de 2019

Compota de manzanas ¡manzanas!



Se trata de conseguir las manzanas mejores que te puedas echar  a la cesta. En este caso se trata de manzana autóctona de la Louriña mosense (“mazás do rabo torto”). De frutales calculo casi centenarios, de un dulzor ácido impresionante.
Se descorazonan y trocean y NO se pelan. Van a la olla de fondo grueso con medio dedo de agua. 


Cocidas en cosa de quince minutos a fuego suave, las trituramos con la Turmix y añadimos unas estrellas de anís y/o un palo de canela y se deja reducir el conjunto por quince minutos más.
Le damos tiempo a enfriar y emplatamos. Así de fácil. 
Puede servirse encabezando un yogur  natural, acompañando un pollo o pieza de pollo asado… 




sábado, 26 de octubre de 2019

“Spaghitti” con chocos en su tinta




Supongamos que preparamos unos chocos en su tinta. Por acaso nos ha sobrado cierta cantidad, casi una ración.  Poco para un plato y demasiado para una tapa. La salsa es abundante y las tajadas suculentas. Bien.
Cocemos espaguetis para dos y los dejamos al dente.  Entre tanto rallamos una buena porción de queso “Parmesano” y otro tarto de “Pecorino”.  Si nos pilla a contrapié sin estas variedades,  nos conformaremos con un queso manchego de sabor potente.
Reservamos espaguetis al dente y una taza de agua de su cocción.
En el recipiente adecuado, doramos en aceite de oliva un diente de ajo y una guindilla fresca desprovista de semillas bien picada.
Añadimos chocos y su salsa y dejamos calentar a fuego suave.  Ahora incorporamos la pasta y removemos suave pero haciendo que se vaya incorporando la salsa a la pasta. Para que la salsa corra añadiremos pequeña cantidad de agua de cocción. Ahora  echaremos a la cazuela el queso, tal vez dos tercios del total. Continuamos removiendo al fuego suave para que el conjunto se impregne bien de sabor. Siempre añadiendo agua en pequeñas cantidades: la salsa debe correr pero no aguarse. A esta operación le llaman los italianos “mantecare”…
Acabada la “mantecatura”,  emplatamos y espolvoreamos el resto del queso y perejil sobre el conjunto. A disfrutar!!!!


domingo, 20 de octubre de 2019

Solomillo de cerdo ibérico con morcilla y quinoa



Nos hacemos con un solomillo de cerdo que trocearemos y salpimentaremos al gusto. Lo doraremos en aceite añadiendo al final dos dientes de ajo fileteados y dos morcillas asturianas desprovistas de tripa y ligeramente desmenuzadas. Reservamos.
En la grasa residual, empaparemos la quinoa una vez lavada. 


Echamos mano de una “paella” en la que acomodaremos las carnes y la quinoa. Añadiremos  caldo de verduras en proporción doble al de la quinoa después de haberlo llevado a hervir en el recipiente en el que hayamos realizado las anteriores preparaciones. Ajustaremos la sal.
Veinte minutos  de cocción serán suficientes para que la cocción se complete; los primeros cinco a fuego vivo y los restantes reduciendo la intensidad para que cueza suave.