lunes, 20 de agosto de 2012

Solomillo de cerdo estofado con salsa de vino y cebolla



Un solomillo de cerdo entero
Una cebolla trinchada
Un vaso de vino tinto
Sal y Pimienta
Aceite de oliva 
Doramos el solomillo en una tartera. Reservamos.
En el mismo recipiente doramos la cebolla. Al  estar dorada, echamos el vino tinto, subimos el fuego para que pierda un poco el alcohol. Incorporamos la carne, salpimentamos, tapamos y dejamos cocer tapado a fuego suave durante unos 45 minutos.
Al estar la carne blanda, la retiramos y trituramos las salsa. Si estuviese demasiado líquida, hervimos para reducir.
Cortamos el solomillo en medallones gruesos y lo llevamos a calentar antes de emplatarlo. 


Ensalada de tomate y atún en escabeche



¿1 persona?
1 tomate bien maduro y desconocedor de neveras. Un tomate con sabor y olor. (Ver fotos.)
Un trozo de conserva de atún en escabeche
½ cebolla tierna cortada a gajos
1 ramillete de albahaca picada muy fina
Unas cuantas aceitunas
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre de vino
Sal marina gruesa
A medida que tratamos  cada ingrediente, lo colocamos en un bol amplio.
Cortamos el tomate a gajos regulares, de un tomate grande saldrán unos ocho o diez gajos. A continuación, cortamos la cebolla de forma similar y la noviamos con le tomate.
Las hojas de la  albahaca las enrollaremos, picaremos muy menudas y las  pondremos también en el bol. Espolvoreamos todo con la sal gruesa, rociamos de aceite de oliva extra virgen y mojamos con el vinagre de vino.
Ahora revolvamos el conjunto muy delicadamente con dos cucharas, se trata de que todo se impregne en la vinagreta, pero nada se rompa.
Con las dos cucharas pasamos poco a poco tomate, cebolla e albahaca al plato.
Sobre el conjunto, colocamos los trozos de atún que queramos y las aceitunas que nos apetezcan.
En el fondo del bol habrá quedado cierta cantidad de vinagreta, es el momento de rociar con ella la ensalada y terminar con un chorretón de aceite sobre todo.


viernes, 10 de agosto de 2012

Calamares estofados





1,5 kg de calamares
1 cebolla bien picada
4 dientes de ajo picados
Un manojo de perejil cuyas  hojas picaremos.
Pimetón dulce y picante
Vino blanco seco, de buena calidad
Sal
Aceite de oliva

Limpiamos el interior de los calamares retirándoles la pluma. La cabeza y tentáculos los reservamos. Picamos dos dientes de ajo y unas ramas de perejil; a este picadillo le añadimos cabezas y tentáculos tambien finamente picado. Con esta picadura sazonada rellenamos las vainas de los moluscos.
En una sartén con muy poco aceite de oliva, doramos los animales y los reservamos.
Ahora en tartera para estofar, sofreímos una cebolla muy picada, un buen montón de hojas de perejil, dos diente de ajo. Perfumamos todo con un chorro de vino blanco seco y una pizca de pimentón dulce y otra de pimentón picante.
Cuando el sofrito está dorado, incorporamos los calamares escurridos de cualquier líquido que hayan podido rezumar.
Ajustamos de sal y tapamos. A fuego suave cocerán durante aproximadamente veinte minuto.